Esta población recibió el biológico de la farmacéutica Moderna en una jornada que adelantó la Alcaldía de Neiva gracias al apoyo de la ESE Carmen Emilia Ospina.

Diógenes Camilo Yukumá, un joven recluido en el centro de detención transitorio de la Fiscalía, ubicado en el barrio Canaima, fue uno de los beneficiarios con la llegada de la jornada de vacunación COVID-19, que organizó la Alcaldía de Neiva a través de la Secretarías de Salud y Gobierno en articulación con la ESE Carmen Emilia Ospina.

El recluso expresó su alegría porque al fin logró recibir su primera dosis del biológico contra el mortal virus, posibilidad que veía lejana debido a su situación judicial.

“No me quería vacunar, pero es un beneficio para mi salud y la de mi familia que está en casa. Cumplí con la tarea de todo ciudadano”, dijo Diógenes.

Vacunación para todos

La coordinadora de vacunación COVID-19 de la ESE Carmen Emilia Ospina, Blanca Nubia Rodríguez, indicó que esta población recibió el biológico de la farmacéutica Moderna.

“La idea es vacunar a toda esta población y que tengan su cobertura y la aplicación del biológico. En este momento, por medio de la articulación y el trabajo que se está haciendo, es la primera vez que se ha hecho la vacunación a esta población específica”, indicó la Coordinadora.

También fue beneficiario Jhon Esteban Orozco Peña, quien afirmó que agradece a Dios haber recibido su primera dosis e invitó a las demás personas a inmunizarse. “Todo salió bien. Decidí vacunarme por mi salud. Sería bueno que todos nos vacunemos, por un buen futuro y una buena salud”, indicó el presidiario.

Responsabilidad social

Por su parte, el secretario de Gobierno y alcalde encargado, Faiver Hoyos Hernández, sostuvo que es una responsabilidad social de la Alcaldía de Neiva adelantar este tipo de jornadas en las que se garantiza sin barreras alguna, la salud de esta población privada de la libertad.

“Además, es un requerimiento de los mismos entes de control como la Procuraduría y la Personería, y lo que estamos haciendo también, es anticiparnos a acciones preventivas, que son nuestra responsabilidad y que, además, todos los ciudadanos del país y de Neiva merecen y quieren esta dosis de COVID-19”, expresó Hoyos Hernández.

«Ya era hora de vacunarme»

Al finalizar la jornada 18 personas fueron inmunizadas, 14 de estas en el centro transitorio ubicado en el barrio Canaima y 4 en el CAI del barrio Bogotá. Entre ese grupo estaba Samuel Peña, quien afirmó que solo sintió un leve dolor luego de la inoculación a cargo de una de las vacunadoras de la ESE Municipal.

“Sentí un poco de dolor, pero para lo que protege es muy buena. Ya era hora de vacunarme. Después que abrieron mi rango de edad, decidí estar protegido. Muy bueno que hayan llegado hasta acá y eso que hace falta ir a otros lugares, pero pues lo hicieron bien”, dijo.

Garantizando la salud

El teniente coronel Giovanny Cepeda Sanabria, comandante Operativo de Seguridad Ciudadana de la Policía Metropolitana, sostuvo que, teniendo en cuenta a las personas privadas de la libertad, se caracterizó a esta población para garantizar la vacuna COVID-19.

“Algunas personas privadas de la libertad ya tienen sus vacunas y otros han tenido COVID, situaciones por las cuales a estas no se les aplicó la vacuna. El objetivo de esto era llegar con el personal de la salud, para que les brindaran el servicio. Hasta el momento han sido muy receptivos ante esta campaña”, precisó el Teniente Coronel.

Cabe mencionar que, la Procuraduría hizo acompañamiento a este proceso para adelantar acciones preventivas y de seguimiento al Plan Nacional de Vacunación contra el COVID-19.